Merida

merida

Cuando explore Yucatán, todos los caminos lo llevarán a Mérida, su bella capital. Siendo una ciudad colonial por excelencia, Mérida es el punto de partida ideal para las excursiones a sitios arqueológicos, y ciudades y pueblos coloniales. Esta ciudad capital es mejor conocida como La Ciudad Blanca. Hace más de 500 años era una ciudad Maya llamada T´ho o Ichcaanshiho (Rostro del Infinito).

Mérida fue fundada en el año 1542 por Francisco de Montejo (El Mozo), tras vencer a varios Señores Mayas y someter a sus varios templos y plazas por parte de los guerreros españoles. Los hermosos edificios de piedra caliza de estilo romano de Mérida, España, inspiraron a Montejo a bautizar a esta ciudad con el mismo nombre de la secular e imperial metrópolis española.

Mérida se proyectó como una ciudad colonial con calles y plazas que siguen un patrón simétrico y el estilo clásico de los pueblos de Castilla y Andalucía. Este patrón de diseño se mantiene hasta hoy. Las tierras fueron repartidas entre la nobleza, habiendo reservado una extensa área, la Plaza Mayor que tuvo ese nombre hasta 1812, cuando fue rebautizada como “Plaza de la Independencia” y popularmente se le conoce hasta hoy como la “Plaza Grande”. Hacia el Oeste se encuentran dos pueblos nativos, Santiago y Santa Catarina.

Alrededor de la Plaza, se erigen las principales edificaciones civiles y religiosas, incluyendo palacios reales que eran visitados por nobles y capitanes de España. La alcaldía, destinada a las autoridades gobernantes y la iglesia, posteriormente reemplazada por la catedral.

Al recorrer el centro de esta ciudad, el visitante no puede reprimir el asombro por la abundancia y buen estado de conservación de edificios de arquitectura colonial existentes en este centro histórico. A un lado de la plaza principal, rodeada de árboles de laurel, se encuentra la impresionante catedral de San Ildefonso, la más antigua de América, construida en la segunda mitad del siglo XVI y que aún hoy sorprende por su monumental y austera arquitectura, flanqueada por dos torres de campanario.

Su construcción requirió más de 40 años y se utilizaron rocas extraídas de los antiguos templos mayas existentes en la zona. Además de ser la más antigua catedral de América, la figura de Cristo existente en su interior se considera la más grande erigida bajo techo en el mundo.

En el lado sur de la plaza se encuentra la casa de Montejo, construida por El Mozo, para él y su esposa ente 1543 y 1549 y que es una verdadera joya del primer Renacimiento Español. Este edificio se conserva intacto y está flanqueado por dos columnas de estilo Corintio adornadas con motivos renacentistas.

La parte superior de la construcción presenta un estilo gótico con una marcada influencia indígena. Alejándose del centro hacia la periferia de la ciudad, la estructura original de urbanización se pierde. Hacia el Norte, una vecindad étnica fue fundada en el siglo XVII con el nombre de Santa Ana, con una extensión de aproximadamente 2 kilómetros cuadrados.

Rodeada por siete arcos de piedra que separaba a la comunidad indígena que allí habitaba. Tres de esos arcos de piedra se conservan todavía, son los llamados “Arco de San Juan”, “Dragones” y “El Puente”.

Hacia finales del siglo XIX la población de Mérida creció de forma drástica, lo que obligó a la construcción de nuevas áreas residenciales, así como también teatros, hospitales y centros sociales. En este tiempo también hicieron su significativa aparición los establecimientos llamados “Haciendas”, dedicados a la explotación de la fibra de henequén.

El auge de esta industria trajo consigo un gran crecimiento económico que derivó en la construcción de gran cantidad de edificios públicos, templos y residencias que engalanan las principales avenidas de Mérida hasta hoy. Un ejemplo de esta etapa es el teatro José Peón Contreras, de elegante diseño al estilo de los teatros europeos.

El 15 de Septiembre de 1892 se inauguró el Palacio del Gobernador, construido en el lado Norte de la Plaza Principal. Este edificio de estilo neoclásico alberga en la actualidad varios murales del artista local Fernando Castro Pacheco, considerado uno de los más importantes artistas plásticos de Yucatán. Estos murales representan la historia Maya desde la conquista a la Guerra de Castas.

Al Norte de la Plaza se encuentra el recientemente inaugurado Planetario, situado dentro del Centro Cultural Olimpo de Mérida y cuenta con varias salas de exhibición. Además de muchas atracciones que se encuentran en el “Paseo Montejo”, se encuentra la elegante magnificencia renacentista del Palacio Cantón. Este espléndido edificio alberga en la actualidad al Museo de Antropología e Historia.

Recorriendo esta avenida también encontrará el “Monumento a la Nación”, dedicado a la historia de México y Yucatán y que es otro de los íconos representativos de Mérida. De los muchos parques, fuentes y jardines de Mérida, uno de los más notables es el “Parque Centenario”, inaugurado en 1910 como parte de las celebraciones de los 100 años de independencia.

Allí encontrará un lago artificial, un teatro al aire libre, el zoológico y varias áreas recreativas para niños y adultos. Otro parque muy visitado es el “Parque de las Américas” que posee una monumental fuente de estilo Maya, salón de exhibición, biblioteca, teatro al aire libre y bellos y extensos jardines.

Un paseo por las calles de Mérida nos permite gozar de su entorno colonial, atmósfera provincial y las leyendas de un pasado rico en historia. Cuando cae la noche, la ciudad se transforma cuando aparecen los carruajes tirados por caballos y desde las cantinas se escucha la música y la poesía. Un universo de maravillosas posibilidades se abre para los visitantes de la Ciudad Blanca. La hospitalidad de su gente lo cautivará.